Núm. 33 (2018): Revista Lógoi. N°33 Revista de Filosofía

Los avances en la ciencia, durante los siglos XX y XXI, provocan una inmensa confianza en su éxito y su universalidad. Afectan a la investigación sobre la lógica de las ciencias, el método científico y nuestras concepciones sobre los qué es una teoría científica y sus métodos experimentales; proporcionan, además, una saludable tensión entre las formas de argumentar del filósofo y su escrutinio sobre las ciencias empíricas. Constantemente se remueven y renuevan muchos de los cimientos filosóficos en los que descansaba la argumentación tradicional sobre nuestra fenomenología, los supuestos ontológicos, la epistemología y el discurrir de la historia. La extensión de las formas argumentativas que aportó la lógica matemática, la lingüística, la teoría de conjuntos, la teoría de modelos y las nuevas premisas de las ciencias empíricas, proporcionan a la actual filosofía de la ciencia y del lenguaje un mayor poder expresivo y precisión en el planteamiento, la evaluación, la desmitificación y la corrección de los problemas de la filosofía clásica. La evaluación de la verdad de las premisas del filósofo se contrasta constantemente con los avances de las teorías científicas y los modelos pasaron a ser una buena parte de la argumentación típica del filósofo actual. Los progresos de las teoría científicas extendieron nuestra perspectiva argumentativa y nos dieron nuevos cánones para el establecimiento de criterios evaluativos de los problemas clásicos de la filosofía. Los trabajos del presente volumen son una muestra de lo que aquí se sostiene. En ellos se tratan algunos problemas clásicos de la filosofía de la mente-cuerpo, la fenomenología y la ontología tradicional con la nueva perspectiva del andamiaje argumental siempre en vista a los desarrollos científicos actuales.
Publicado: 2018-06-08